¿Cómo van esos propósitos del 2010?

Parece que fue ayer cuando abrazaba a toda mi querida familia y pensaba apresuradamente mientras comía mis uvitas en todos esos “propósitos” o “metas” que me plantée seguir firmemente durante el 2010.  Seguramente ustedes también lo hicieron.  Y entonces les pregunto: a 25 días del primer año, ¿ya se olvidaron de lo que se propusieron? ¿Siguen igual de impacientes, intolerantes, o practicando aquellas viejas rutinas que tanto les disgustan pero que por una extraña fuerza les parece imposible dejar? ¿Siguen desgastando su energía en compararse con los demás y querer lo que otros tienen? ¿Siguen pensando en todo lo que quisieran tener pero que por falta de tiempo, dinero o cualquier otra cosa aún no consiguen? ¿Siguen guardando rencor hacia alguien? ¿Siguen sin perdonar a alguien? ¿Siguen esperando a que los demás reconozcan sus talentos y cualidades, antes que ustedes? Si la respuesta a estas preguntas es afirmativa, espero que pronto deje de serlo. Está claro que nadie hará lo que nosotros necesitamos hacer para sentirnos mejor con nosotros mismos. Nadie más que nosotros mismos puede decir “ALTO” cuando nos estresamos, preocupamos o sentimos mal. Nadie tiene el control de nuestras emociones más que nosotros y creo que es muy importante que hagamos ejercicios de autoreflexión para saber en qué podemos mejorar como seres humanos, como hijos, hermanos, o pareja.

¿Cuántas veces por llegar cansados del trabajo o después de tener un mal día sin querer lastimamos a los demás y nuestro “buenas noches” suena a no tan buenas? En lugar de sonreír y agradecer a la vida por habernos cruzado en el camino de tanta gente tan linda y que nos ha regalada momentos invaluables.

Si se  sienten mal, preocupados, cansados o irritados, recuerden que sólo es un momento, o un mal día y que hay un futuro que nos espera para que dejemos nuestras huellitas sobre él.  Es sólo nuestro futuro así que nadie tiene el derecho a que nos perdamos en el camino. Es nuestra responsabilidad  seguir caminando con amor, esfuerzo, y la certeza de que si estamos teniendo un mal momento en nuestras vidas, es un momento necesario para aprender y vivir un mejor mañana…

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s