Sobre la integración en la sociedad holandesa…

Integración es la palabra que más he escuchado en los discursos políticos desde que llegué a este país.  En un principio no entendía porqué la integración sonaba por todos lados, pero hoy sí que lo entiendo. Vivir en Amsterdam es vivir en un mundo multicultural, donde la mezcla de razas se observa en todas partes y donde también se observa la fuerte presencia del islam: mujeres con burkas o velos comprando en los mercados y por las calles de Amsterdam y hombres ataviados con su ” ropa islámica”. 

Especialmente en ciertas zonas de Amsterdam, estos grupos se congregan y  sólo hablan en su propio idioma y no conviven con otros grupos.

 Las mujeres apenas si hablan con las personas de las tiendas y se dedican exclusivamente a comprar.  Y claro, tienen todo el derecho a hablar en su propio idioma pero también deben de hacer el esfuerzo por hablar el holandés. Porque si otros grupos lo hacen, ellas también pueden. Como latinoamericana y mexicana, cuando me encuentro con latinos también  me comunico  en mi idioma y es un respiro. Sin embargo, entiendo la importancia de comunicarme en un idioma difícil, pero necesario para comprender qué pasa en este país.   Hablando precisamente de integración, mañana se llevarán a cabo elecciones en Amsterdam para elegir al gobierno local y como es lógico,  en los debates políticos y propuestas de campaña, la integración ha sonado fuerte. Y, un nombre que todos los políticos, de cualquier corriente mencionan: Geert Wilders. Se trata del hombre de la polémica que busca que esos grupos que no se ” integran”, lo hagan o regresen a sus países. Para él, el islam es un peligro para los holandeses, ya que son los grupos que lo practican los que menos se integran y cometen actos delictivos.  Para él es necesario acabar con la “islamización holandesa” y aunque muchos lo tachan de loco o racista,  otros lo apoyan.

La verdad es que yo no creo que esté tan loco y tampoco que sea racista, simplemente está exponiendo una realidad. Yo no soy holandesa y llevo un año viviendo en este país y a pesar de no hablar por completo el idioma, me doy cuenta de  lo que pasa. Salgo a la calle y veo cómo convive la gente. Veo a esas mujeres que no se atreven ni a dar la mano, y en varias ocasiones me han “molestado” chicos marroquis. No estoy diciendo que todos los marroquíes sean malos, pero esas mujeres necesitan hablar con otras personas. No he conocido a  ningún migrante que diga que aprender holandés es fácil, pero lo hablan.  La hermana de una amiga trabaja en una biblioteca y nos ha dicho que hace poco establecieron la política de no prestarles libros a las mujeres que los pidan con burkas o velos. El criterio es : no te veo la cara, no sé si la persona que está en la fotografía eres tú.

Y bueno,  mientras yo me “integro” (  intento hablar holandés y hablo con otros holandés aún como Tarzan) y muchos otros también lo hacen, otros tantos se aislan y seguirán siendo el tema en la política de este país.

Anuncios

2 Comments

  1. hola, querria comentar-te una cosa. yo no e venido a tu bloc espresamente buscava fotos para acer un trabajo, i vi esto y me lo e leido.
    creo que tienes razon, pero no dcimos que estamos en un pais libre, i intependiente.
    que no dejen cojer libros en la biblioteca no me importa. lo que me importa es que se tienga esa imagen de la gente que tenga una religion diferente a la del pais.
    a demas si no se integran, ellas se lo pierden. no saben lo divertido y apacionante que es conocer a gente nueva, y una lengua nueva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s