Miedo al shoarma y a Louis Vuitton (entre otras cosas).

Corren tiempos difíciles para los seres humanos.  Nos enfrentamos con problemas financieros, políticos y desastres naturales. Egipto, Libia y Japón fueron los protagonistas de la escena mundial en 2011. Lágrimas, tristeza, desesperación, angustia cuando vemos las noticias. En lo que va del 2012 el panorama en muchos lugares no es nada alentador.  Por eso, muchas veces no sé si me gustaría “saber” más.  Leía esta semana un artículo que hablaba sobre el infostress,  causado por la excesiva información y opciones  que se nos presentan.  No es un término nuevo, pero sí vigente. El bombardeo de información resulta excesivo.  Para bien o para mal, uno ¿sabe? más de la comunidad global.

A propósito de la gran cantidad de información que pasó por mi cerebro esta semana, unos breves comentarios sobre:

1. La dudosa calidad de la carne del shoarma. Platicando con uno de mis compañeros de la clase de holandés, resulta que trabajó para un restaurante en el que venden shoarma (shawarma), este plato de origen turco tan popular en Holanda y en otros países (en Grecia se le llama gyros, y en Turquía döner kebab). Consiste en diferentes capas de carne que se condimentan para formar  una especie de trompo (así como los trompos de pastor) y se sirve con ensalada y patatas fritas.  Según Rachid, la mayoría de los lugares que ofrecen showarma, compran carne en fábricas alemanas y ofrecen a los clientes “gato por liebre”. Te dicen que es carne de cordero o de vaca, pero en realidad estás comiendo restos no de la mejor procedencia. Uno no se da cuenta porque el sabor de la carne se disfraza con todas las salsas y condimentos con las que se macera.  En todo caso, nos recomendó no comer showarma muy seguido. Consejo que seguiré, aunque en realidad no será muy necesario ya que  no es mi favorito. Probablemente si tuviera el color de los trompos al pastor, comería más seguido allí. Uf!  mejor no pienso en la procedencia de la carne de todos los tacos al pastor que me he empacado en la vida…

2. La verdad sobre la carne. A propósito de comer menos showarma, el documental holandés Meat the truth, www.meatthetruth.com nos recomienda hacer conciencia sobre el consumo de la misma.  Se trata del primer documental que  hace frente a la relación entre la ganadería y el cambio climático. Meat the Truth expone una visión del calentamiento global, desde un ángulo diferente, que lo vuelve más manejable desde lo personal.  Interesantísimo.

3. Nadia Plesner contra Louis Vuitton. Una de las cosas que me llamó demasiado la atención fue el caso de la artista danesa residente en Amsterdam, Nadia Plesner, quien fue demandada por la empresa Louis Vuitton  por vender carteles y camisetas diseñados por ella en los que aparece un niño africano desnudo y desnutrido, con un bolso parecido a los de esa firma francesa y un perrito como el de París Hilton, denunció  la organización Diseñadores por Darfur.

www.nadiaplesner.com

La idea de Plesner para pintar esto fue : si lo único que tienes que hacer para salir en las portadas es llevar bolsos de diseño y perros enanos y feos, quizá merece la pena intentarlo para aquellos que realmente merecen y necesitan atención” explica Plesner en su web “Por ese motivo elegí mezclar la cruel realidad con elementos del mundo del espectáculo en mis dibujos”.

Pues sí, tristemente, hoy es más importante hablar sobre los bolsos, la ropa y las apariencias de las “estrellas”, que sobre los crímenes  y personas que realmente merecen ocupar las portadas.  Un tema que da mucho de qué hablar, sin duda.

4. Los héroes de Japón y el miedo a los edificios. Lamentable y tristísimo lo ocurrido en Japón. Después del tsunami, la prensa internacional se ha encargado de cubrir el dolor, la desesperanza y angustia. No hay palabras.  A propósito, hablaba con unos amigos sobre los empleados que han alcanzado el límite de exposición a la radioactividad y ya han escrito cartas de despedida a sus familiares. Se trata de héroes.

Me pregunto si así como al shoarma, ahora también habrá que tenerle miedo al sushi…  Pero no a la naturaleza, eso sí que me quedó claro después de ver un documental sobre los terremotos. Algo que parece obvio,  es que a lo que hay que tenerle miedo es a los edificios. Ellos atrapan, no la naturaleza.  La ingeniería y la geología tendrán que seguir trabajando juntas. Aunque en Holanda, los temblores no nos preocupan. Mi hermano siempre bromea y me pregunta si ya tengo un plan contra una eventual inundación,que  es a lo que estamos expuestos los que vivimos en los Países Bajos. La historia de las inundaciones lo es de la adversidad superada por el pueblo holandés, quienes han desarrollado la mejor ingeniería del mundo a través de su historia moderna. Todavía en 1953 el país sufrió una de las catástrofes naturales más grandes. A partir de entonces, se inició el Plan Delta que construyó grandes diques (dam) y obras civiles que les han permitido domar a la naturaleza bravía del Mar del Norte; sin un drenaje constante la mitad de los Países Bajos sería inundado por el mar y por los numerosos ríos que cruzan su territorio. A lo largo del muy plano paisaje de Holanda, ahora surcado por innumerables canales, se pueden observar sobre los puntos altos que se construyeron ex profeso como templos para refugio en caso de inundación, ahora modernas esculturas –más referentes históricos que geográficos– que señalan: “Hasta aquí llegaba el mar”.

Pero bueno, ya es demasiada información y mejor aquí le paro con una frase que invita a disfrutar de este mundo, aún con toda la tristeza que en él existe:

Con toda su maldad, dificultad y sueños rotos
el mundo es aun hermoso.
Sé alegre. Esfuérzate por ser feliz….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s