De números, facturas y estrés…

Nunca me han gustado los números. Dios me dio un cerebro que los rechaza. Nunca he sido buena para las matemáticas. De hecho, me atrevo a decir que las odio. Los números y las cuentas me producen dolor de espalda y estrés.

Cuando  asistía a la primaria, mis notas más bajas eran en matemáticas. En la secundaria igual. Incluso tuve que tomar clases “de apoyo” con un amigo de mi padre. El profesor Fernando, que con sus lentes de fondo de botella me adentraba al mundo de las matemáticas de una forma muy entretenida. No sé cómo, pero gracias a él comprendía más fácil. Será que en las clases de grupo siempre estaba pensando en otras cosas. Siempre me ha dado por divagar. Mientras el profesor Gustavo Flores López explicaba las reglas de los números negativos, yo pensaba en cómo sería su familia. Me lo imaginaba en el metro rumbo a su casa leyendo el periódico o cenando con su esposa y con sus hijos. En su clase él era muy serio. En mis fantasías el siempre se reía. Así que por eso no me entraba nada y mi padre santo tenía que pagarme clases extras con el profesor Fernando. De esa forma no podía escaparme. Tenía que prestar atención sin empezar a imaginar…

La historia no fue diferente en la preparatoria y en la universidad. Todo lo relacionado con gráficas y estadísticas me causaba mucha confusión. Nunca fui buena para esas materias. ¿Y por qué escribo sobre esto? Bueno, pues porque hablando de números y del dolor de espalda, quiero relajarme un poco ya que hoy estoy muy estresada.

Es que estoy viendo cosas de impuestos y de facturación y realmente me estreso. Hago muy mal en que un papelito con números me estrese. Solo hay que pagar los impuestos de este año. El problema es que el papelito está escrito en holandés y si bien ya entiendo bastante, hay términos muy específicos que me causan confusión.

Ayer hablaba con una holandesa que me felicitó por mi disposición de aprender holandés. Me dijo “yo creo que es importante aprender holandés por dignidad; para evitarte estar yendo a las instancias gubernamentales con un chaperón”. Efectivamente, hay que seguirle dando para que estos papelitos no me confundan y me causen dolor de espalda.

Tal vez en mi otra vida, regresé como genio matemático por ahora no me queda más que  respirar profundo y sacudirme el estrés…

Anuncios

Una respuesta a “De números, facturas y estrés…

  1. Mi historia es similar a la tuya… los numeros no se hicieron para mí, mucho menos no he nacido para ellos.. me estresoo, me frustrooo, me da de todoo, incluyendoo los dolores de espaldaa!!.. necesitoo ayudaa…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s