Para las madres preciosas (como la mía).

 

El otro día lloré. Me sentí estúpida ¿Pero sabeis qué?
A la mierda ese día. Para eso Dios, o quien sea, hace días nuevos.

(de la película Precious)

Luego de unas merecidas vacaciones en NY, estoy de regreso en Amsterdam. Otra vez, se fueron los días como el agua. Ahora cierro los ojos para volver a recrear en mi mente la imagen de esa gran ciudad, su gente, sus tiendas y restaurantes; mi familia y yo riéndonos de todo y nada. Sudando la gota gorda y disfrutando las bebidas en los restaurantes.  Siendo felices.

Y en Holanda, parece que todo sigue igual, aunque, como le dije a un amigo, nada es igual, todo está cambiando. No lo vemos, pero  las cosas cambian. Así pienso en mi infancia y en los días felices que pasé junto a mis hermanos y mis padres. Y le sonrío a la vida por haberme dado a esos padres. Hablando con mi mamá el día de hoy, salió este tema. Madre, gracias por haber criado y formado individuos con capacidad para elegir. Por habernos hecho personas capaces de distinguir entre el bien y el mal. A mi padre lo mismo. Gracias a los dos. Todos los que me conocen saben que soy muy sensible y que a menudo me encuentro pensando en lo valioso que es la vida. Especialmente en tiempos como los que hoy vivimos,  en donde han hecho de ella algo tan vulnerable.

Decía que agradecía a mi madre por habernos criado de la forma en que lo hizo porque leí un libro llamado ” Los coñitos mexicanos” que plantea que hay varias situaciones que tienen  a los mexicanos paralizados e indiferentes. Uno de los puntos que toca, es que en México, muchas madres ni siquiera quieren ser madres. En México, está muy inculcada la idea generalizada de que, si no eres madre, entonces tu valor como mujer no existe.  Y así, hay madres que tienen hijos a los que no les dan amor, paciencia ni valores. Madres que no piden que sus hijos lleguen al mundo, y que descargan en él todos sus traumas. Madres  que quieren ‘mandar en la casa’ y que forman hijos sin capacidad para elegir porque todo tiene que ser como dice “su madrecita santa” (aunque  muchas veces, de santa no tenga nada).

Regreso a mi infancia y recuerdo todas las comidas que mi mamá, una mujer que nació en un pueblo humilde y que llegó a la ciudad de México muy joven, preparaba con amor para mí y mis hermanos. Una mujer que dedicó su tiempo y cariño para enseñarnos a ‘pensar’ y crearnos un criterio propio. Sin tratar de imponer el suyo. Siempre nos guió para que nosotros supieramos elegir nuestro camino de vida.  En el libro, la autora, Norma (no aparece apellido) afirma que a muchas de las madres de hoy no les importa lo que sus hijos comen o lo que sus hijos ven en la televisión. O por falta de tiempo o interés, los ‘alimentan’ y ‘entretienen’ con lo primero que se les viene a la mano. Los niños de hoy carecen  de valores. Y no es ninguna novedad saber que muchos de esos niños carentes de amor, principios y valores son los criminales del futuro, o, tristemente, del presente. Me preocupa.

Me tranquiliza saber que existen todavía madres como la mía, que enseñan el camino y saben aplaudir las buenas acciones así como hacernos recapacitar sobre las malas . Sin condenarnos, simplemente dejando que nuestra propia conciencia hable.

Espero que las madres que están por tener hijos en México, y en cualquier parte del mundo se den cuenta de la importancia que ser madre tiene en la vida. Es más que traer a un ser humano al mundo, es guiar y acompañar a ese ser humano para que vuele después.

Para todas las madres preciosas que saben serlo, mis mejores deseos. No hay manual para ser padres pero el amor y respeto que transmitan a sus hijos son elementos que los marcarán por siempre.

** Una película que tiene que ver con este tema es “Precious”.

En Harlem, la adolescente Clareece ‘Precious’ Jones, una chica negra, que no sabe leer ni escribir, agobiada por su madre, con un gran sobrepeso y embarazada de su segundo hijo, decide apuntarse a una escuela alternativa para intentar encauzar el rumbo de su vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s