Mi pequeño van Gogh.

Todos tenemos un pequeño van Gogh dentro: el que crea, transforma y realiza. Es cuestión de atreverse a encontrarlo.

Desde hace tiempo tenía ganas de tomar clases de pintura porque creo que tengo muchas cosas en la cabeza que a veces no sé cómo expresar.  Además, varias personas ya me han dicho que pintar tiene un efecto relajante. Así que, hablando con una amiga ucraniana, salió este tema y me invitó a su casa a pintar.  Me dijo que no necesitaba nada, ella tiene todo el material en su casa.

Así que ayer, mientras bebíamos vinito y comíamos queso, comencé a descubrir a mi pequeño van Gogh, muy pequeño él, un niño, como podrán observar en el resultado de mi obra, titulada ” Galletitas disfrutando la primavera en Holanda” ( o todo lo que no puedo comer, mejor lo pinto ja,ja)

Bueno, el punto es que descubrí que pintar en realidad me relajó bastante. No se trata de colgar mis creaciones en ninguna galería, se trata de concentrarse en un momentito y disfrutar de la vida.   Aunque mi pintura parece hecha por un niño, en realidad, ese es un secreto de la vida: hacer cosas como los niños, sin temor y sin miedo al qué dirán. O, como leí por ahí ” hay que tener cojones, que la vida es goce y deseo y no significado”.

Anuncios

Una respuesta a “Mi pequeño van Gogh.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s