Lo que México puede aprender del modelo pólder y los Pedros Negros.

 

 

Ayer tuve un encuentro interesante con varias chicas holandesas. Entre otras cosas, me contaron un poco sobre el famoso modelo pólder holandés. Se trata de un modelo que busca el consenso, el diálogo y toma en cuenta  las opiniones de todos los participantes durante  un debate o discusión. Este modelo se practica en diferentes ámbitos de la sociedad y busca llegar  a una solución  que satisfaga a la mayoría.  En palabras de Els van Dongen: “La sociedad holandesa es conocida por su cultura del referéndum y su pensamiento comunitario. Encontramos el modelo pólder en la economía, el gobierno y muchos dominios de la sociedad”.

polder_crossings

                           Fotografía de un pólder: ¿se ve la idea de llegar a un consenso?

Una de las chicas   había estado en Perú y Argentina y me comentó que le parecía muy interesante el fenómeno de los cacerolazos para protestar o manifestarse. Pero, salir a las calles a protestar con una cacerola resulta una solución poco práctica  ante los problemas o demandas de la sociedad en Holanda. La gente en Holanda no sale a las calles a protestar.  Creo, que, en general,  tampoco lo contemplan porque tienen políticos que los escuchan. Tal vez no harán siempre lo que la gente pide, pero, en la mayoría de los casos cumplen sus propuestas y promesas.

 

Anteriormente he mencionado dos palabras que no encuentro en México últimamente: consenso y congruencia. He leído lo que está ocurriendo  en torno a la toma de posesión de EPN y  no aparecen por ningún lado. Las opiniones sobre los incidentes del primer día de gobierno de Enrique P Nieto son extremas. O todos son vándalos, o todos son víctimas. Hay vándalos y hay víctimas. El problema es que el gobierno y las autoridades mexicanas no hacen nada por esclarecer quién es quién.  En Holanda, el gobierno apoya el diálogo y asume compromisos. En México el diálogo social no existe y este es necesario, útil y viable.

El siguiente fragmento pertenece  al  artículo titulado “¿Te gustó tu bienvenida?”. Una crónica del día en que Peña Nieto tomó posesión de Carlos Acuña

Foto: aristeguinoticias

Carlos narra acontecimientos de este día en el que los manifestantes comienzan a caer y sufrir los efectos de los gases lacrimógenos.

–¿Ya ve, joven? Pura pendejada, nomás vinimos a lo güey –opina una mujer de más de 60 años. Parece no darse muy bien cuenta de lo que está ocurriendo en el primer frente donde nuevamente los estudiantes han derribado algunas vallas y se enfrentan a garrotazos contra los granaderos. Una nueva nube de gas vuelve a invadir el aire, la mujer no se inmuta: –No hay ningún objetivo, nomás es estar berreando y berreando. Qué vamos a lograr así, dígame.

Moraleja: los cacerolazos no siempre son efectivos pero en una sociedad en la que los gobernantes no invitan al diálogo social, a veces son la única solución ( o escape).

 Foto: aristeguinoticias

Además de la búsqueda de consenso, otra  positiva propuesta para México.

                                                       A la Pedritos negros: Así luciría el nuevo uniforme de los policias en México.

                                                  A la Pedritos negros: Así luciría el nuevo uniforme de los policias en México.

 

Pedros Negros-  policias disfrazados- modelo que podría funcionar en México para fortalecer la PGR

Me encuentro con la noticia de que, en entrevista con medios nacionales, el priista Murillo Karam aseguró que es necesario fortalecer la PGR para mejorar su imagen y hacerla confiable para la sociedad.

Creo que aquí puede utilizar el ejemplo de la policía holandesa en Rotterdam, ciudad en la que algunos policías se vistieron de Pedros Negros ( ayudantes de San Nicolás)  para controlar el comportamiendo de algunos ciudadanos violentos. Un policía disfrazado recuperó incluso un celular robado.  Como estos lindos personajes normalmente causan la simpatía de la sociedad, los policías disfrazados se acercan sin problema y escuchan a los ciudadanos sospechosos. Ese ladrón que está gritando maldiciones al Pedrito Negro no tiene ni la  más mínima idea de que le está gritando en realidad a un policía.

Me parece buena idea, la de disfrazar a los policías  en MX para que la gente ya no les tenga miedo.  Si no les gusta la idea del disfraz de Pedro Negro, podemos pensar en otros disfraces que creen una mejor y más confiable imagen para la sociedad.

intocht2012-1

Así luciría el centro histórico del DF: En lugar de granaderos, habría Pedros Negros vigilando el orden público y repartiendo caramelos.

Buena la idea, no?

 

Más sobre el modelo pólder en el artículo de Georgina Zinno:  Los Países Bajos, el paraíso pólder. Leelo aquí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s