Qué bonito es respirar.

 
 
 
 
 
breathee
¿Como estás? -Respirando por el momento, que es lo que importa.
 

Los últimos meses han pasado frente a mis ojos volando.  De pronto tenía la sensación de  estar  atrapada en una lavadora funcionando a toda velocidad. Saludaba al mundo desde la ventanita circular mientras giraba y giraba entre burbujas y burbujas ahógandome entre  demasiadas actividades, pendientes y preocupaciones innecesarias.

Afortunadamente, mi hermanita me visitó desde México  y  con ello logró que la velocidad de la lavadora bajara considerablemente. Me enriqueció mucho su presencia y personalidad tan positiva y llena de vida. Me recordó que en la vida se vale dejar el papel de robot automático que se preocupa por hacer demasiadas cosas bien al mismo tiempo.  No se puede. El ser humano solo tiene un cerebro, dos manos y dos pies. Nuestro equipo nos limita para ser perfectos, rápidos y hacer todo lo que queremos. La estancia de mi hermana me hizo ver lo importante que es  respirar bien y hacerlo varias veces de manera consciente. La importancia de detenerse y disfrutar lo que sea que tengamos que disfrutar.

washing-machine-man

Mi hermana se quedó casi dos meses conmigo y juntas empezamos a asistir a un Taller de Teatro. Como  conocía a Lucía, la simpática profesora que lo imparte y me inspiraba mucha confianza, decidimos participar.

Las sesiones de teatro tienen la idea  de ponernos en contacto con nuestras emociones para así poder conocernos más y  comunicarnos mejor con los demás. Imaginamos nuestro lugar favorito, saboreamos platos imaginarios y viajamos a islas mágicas o desiertos en una alfombra voladora. La idea es olvidar nuestra rutina y  abrazar nuestra  fantasía y capacidad de imaginar y volar con nuestra mente. El grupo es pequeño y todos son super simpáticos. Durante las sesiones se respira  mucha armonía  y confianza entre todos. Nos divertimos,  nos relajamos y nos damos ese espacio  para respirar.

El momento en el que me di cuenta que tenía muchísimos respiros atorados ocurrió así : Lucia, la profesora, nos pidió llevar algún objeto que fuera muy importante para nosotros. Yo  no llevé nada especial  porque siempre lo tengo conmigo. Es un anillo que me dio mi abuelita cuando me vine  a vivir a Holanda. Desde que me lo dio, lo llevo todos los días.  Algo que forma parte de mi normalidad pero  cuyo simbolismo no había analizado. Frente a mis compañeros tenía que explicar porqué mi anillo era tan importante.  Empecé a hablar y de repente empecé a llorar. Les conté que ese anillo tenía la historia de mi abuelita, de mi familia y de todo lo que ellos significan en mi vida. Que el hecho de llevarlo siempre conmigo, es como llevarlos a ellos a pesar de la distancia.  Y así empecé  a hablarles de todo mi proceso migratorio, de cómo el tiempo ha volado pero que a veces por querer pertenecer a tu nuevo lugar, en este caso, Amsterdam, empiezo a desconectarte de mi misma por querer  hacer todo.  Fue un alivio llorar y respirar frente a todos. Una catarsis impresionante.

Aprender a respirar y a relativizar los problemas es algo que no puede faltar en la vida, que es tan bonita y pasa volando… tratemos de hacerlo bien y mucho.  Definitivamente, qué bonito es respirar…

 

inhale

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s